Ivy Queen promociona su octava producción musical Musa, al tiempo que se encuentra plena en su “castillo de amor”, como describe la burbuja que ha creado para proteger su relación con su compañero y coreógrafo Xavier Sánchez.

La artista, quien luce su cabellera color rojo como parte de su nuevo look, está clara en que su norte es mantener en privado su noviazgo de hace dos años y confiesa a Primera Hora que “quiero morir y envejecer junto a ‘Xavi’”.

Con esta revelación no admite ni niega si es cierta la información que ha trascendido en los medios sociales de Internet sobre su supuesta boda con el bailarín.

“Estoy inmensamente feliz. Cuando tienes algo, lo proteges. Ya estoy cansada de que siempre que presento a una pareja tengo que vivir con lo que la persona hizo (si la relación culmina)”, dice.

“Vivimos en un castillo y en una burbuja. Si me casé o no me casé,me es irrelevante porque estoy feliz. La gente ha armado un revolú porque las fotos salieron (en Internet). Yo quiero proteger lo que tengo porque es demasiado lindo. Por primera vez, yo estoy plenamente feliz”, confiesa a Primera Hora.

Con el semblante iluminado al emanar paz y contentura, la autodenominada “Diva” y “Caballota” agrega que “por primera vez en mi vida me siento plena, super happy y correspondida”.

Asegura que su felicidad y estabilidad emocional se pueden percibir en la mayoría de los 10 temas de su nuevo disco.

El primer sencillo en promoción, En peligro de extinción, es un reflejo de lo que está viviendo: tener a su lado a un hombre con las cualidades que le abastecen el alma de amor y valor como mujer.

“Estoy en una etapa de felicidad tan única que siento que tengo que protegerla y esta vez mi alma es la que me dice que tengo que estar así”, sostiene la exponente, quien para esta entrevista lució un par de sandalias doradas con puyas en metal del renombrado diseñador francés Christian Louboutin.

Su actitud en cuanto a su relación dice que obedece a que no desea que surjan especulaciones, como el caso de Jennifer López y su novio y coreógrafo, Casper Smart.

“La gente dice que Jennifer está con un coreógrafo que es menor de edad o que el coreógrafo de ella está por su dinero y como yo no tengo eso y no quiero eso, pienso protegerlo”, acota la intérprete de 40 años de edad.

A través de la lectura de temas espirituales y de motivación, Ivy Queen ha descubierto mucha paz y sanación emocional, entre otras cosas. Además, ha aprendido a controlar la ira y el odio que le pueda provocar alguna persona que hable mal de ella sin apenas conocerla.

Respecto a su deseo de convertirse en madre, no descarta cumplirlo y con picardía dijo que “estoy practicando”.

En pie el reguetón

Para Marta Ivelisse Pesante, el nombre de pila de la reguetonera, el género que representa ha pasado por sus transiciones musicales, pero no ha mermado en cuanto a auge.

“Musicalmente escuchándolo no es lo mismo que antes y se mezcla con pop americano, pero cada cual hace lo que más le guste y siempre escuchas quién es quien”, precisa.

De sus colegas, asegura que Tego Calderón y Don Omar son verdaderos amigos y personas reales.